Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Modificar el tamaño de letra:

EL FUEGO DE SANTELMO

El fuego de San Telmo o Santelmo es un meteoro ígneo consistente en una descarga de efecto corona electroluminiscente provocada por la ionización del aire dentro del fuerte campo eléctrico que originan las tormentas eléctricas. Aunque se le llama «fuego», es en realidad un plasma de baja densidad y relativamente baja temperatura provocado por una enorme diferencia de potencial eléctrico atmosférica que sobrepasa el valor de ruptura dieléctrica del aire, en torno a 3 MV/m

El planeta Tierra está rodeado por un vasto campo eléctrico que es el responsable de toda una serie de fenómenos luminosos de mayor o menor intensidad.

Este trata de una descarga eléctrica visible a veces en el mástil de un barco, en las torres metálicas o en las partes salientes de los aviones, originada por la concentración del campo eléctrico atmosférico en dichas zonas y favorecida por la presencia de nubes.

Cualquier piloto veterano de líneas aéreas ha contemplado en más de una ocasión este fenómeno sobre el avión. "Este se enciende o se ilumina hacia delante, como si de un faro se tratara", explica uno de ellos. "A veces, el fuego de Santelmo se repite al atravesar las nubes. El roce de las partículas en suspensión con el avión hace surgir pequeños rayos o relámpagos, que se ramifican en forma de árbol. Al cabo de unos instantes el fulgor desaparece tras un estampido sordo, como un golpe de tambor sin eco ni vibración."

Este fenómeno toma su nombre de Erasmo de Formia (San Elmo), patrón de los marineros, quienes habían observado el fenómeno desde la antigüedad y creían que su aparición era de mal agüero.

Físicamente, es un resplandor brillante blanco-azulado, que en algunas circunstancias tiene aspecto de fuego, a menudo en dobles o triples chorros surgiendo de estructuras altas y puntiagudas como mástiles, pináculos y chimeneas.

El fuego de San Telmo se observa con frecuencia durante las tormentas eléctricas en el mar, donde en tales circunstancias también era alterada la brújula, para mayor confusión de la tripulación. Benjamin Franklin observó correctamente en 1749 que es de naturaleza eléctrica. También se daba en dirigibles. En ellos era muy peligroso ya que en su mayoria se cargaban con hidrógeno, gas muy inflamable, y podían incendiarse, tal como ocurrió en 1937 con el Dirigible Hindenburg.

Se cuenta que el fuego de San Telmo también puede aparecer en las puntas de los cuernos del ganado durante las tormentas eléctricas y en los objetos afilados en mitad de un tornado, pero no es el mismo fenómeno que el rayo globular, aunque pueden estar relacionados.

En la Grecia Antigua, la aparición de un único fuego de San Telmo se llamaba Helena y cuando eran dos se les llamaban Cástor y Pólux.


ARTICULO15:EL FUEGO DE SANTELMO